CONFERENCIA MONS. SANDOVAL

05-12-2012

]

"La FAMILIA es fundamental para el resurgir de VOCACIONES"


Monseñor Sandoval,Cardenal arzobispo de Guadalajara(Mexico) y durante 27 años formador del Seminario de Guadalajara donde él mismo ordenó más de 600 sacerdotes, habló en San Sebastián del sacerdocio, de las vocaciones y de la importancia de la familia, como pilar fundamental en el resurgir de éstas.

 Recordando sus inicios, Monseñor Sandoval relató que en juventud, al escuchar la llamada de Dios, trató de huir de su vocación, a la que sin embargo no pudo resistirse porque "Dios siempre llama", dijo, y "Dios me llamó y yo escuché"...

 En cuanto a los jóvenes que no escuchan esta llamada, aludió como principales razones, una fe débil, una pobre instrucción y subrayó que "muchos jóvenes están enredados en afanes humanos y no se plantean el más allá, la inmortalidad del alma... Cristo no vino a solucionar la vida terrena. Vino a borrar nuestros pecados con su Pasión y Muerte y a darnos la esperanza de la Vida eterna por su Resurrección".


  

 EL CONCILIO VATICANO II

  Monseñor Sandoval relató que cursó los estudios de Teología Estudio Teologia antes del Concilio Vaticano ll, "cuando estaba muy deshilvanada y dispersa".

En este sentido, subrayó que el Concilio Vaticano II fue el primero de los documentos sobre el ministerio de los presbíteros que se apoya en los tres ministerios de Cristo: predicar, santificar y gobernar al pueblo de Dios.


Ahondando en la importancia de la predicación, recordó a Cristo como mejor ejemplo de predicación. Dijo: "que Jesús predicó 3 años", "celebró la Misa de la Última Cena" y "predicó verdaderamente en la cruz".

 Dijo también que "hay que lanzar la palabra de Dios con valentía y decisión, porque la Palabra de Dios es una buena semilla que da fruto abundante".

 De ahí que los sacerdotes deben participar en grado subordinado, del ministerio apostólico que Cristo confió a sus doce apóstoles; incardinados en la diócesis pero para la Iglesia Universal.

 RAZONES DE LA FALTA DE VOCACIONES

Abordando el problema de la falta de vocaciones, Monseñor Sandoval enumeró varios motivos, como los causantes: la oposición de la familia, la falta de oración, la incredulidad y la negación a escuchar la llamada de Dios.

 También aludió el tema del celibato. Frente a quienes mantienen que ‘no hay sacerdotes por la obligación de mantener el celibato', Monseñor Sandoval se refirió a los luteranos, anglicanos y presbiteranos, cuyos sacerdotes se casan y sin embargo, también están faltos de vocaciones. Y lo mismo, dijo, ocurre con las Iglesias Orientales.
 

 La conclusión por tanto es clara, la falta de vocaciones no se debe al celibato, sino más bien a la falta de fe. Por eso, hizo un llamamiento a rezar más y con más ahínco por las vocaciones.

 IMPORTANCIA DE LA FAMILIA

 Monseñor Sandoval subrayó la importancia de la familia en las vocaciones sacerdotales.
Se refirió a la necesidad de que la familia eduque cristianamente y transmita a "un Dios amoroso que es Padre".
 

 Así mismo consideró fundamental que la familia respete lo que Dios quiere de sus hijos, "porque nadie es dueño del destino de nadie...ni siquiera el de los hijos". Y haciendo referencia al temor de muchas familias de "perder a sus hijos en el caso de elegir el sacerdocio", aseguró que "no hay que tener ese miedo".


Monseñor Sandoval concluyó haciendo un llamamiento a la oración: "la única obligación que tenemos es de ser santos y los presbíteros más santos, para dar ejemplo porque el pastor va delante de las ovejas".
Defendió la conveniencia de rezar el oficio divino todos los días, de hacer oración personal ante el Santísimo sacramento porque, como dijo, "necesitamos estar con el Señor, muy de cerca". Y de rezar el Rosario, "aunque los intelectuales digan que es una oración muy repetitiva".

"Gracias a la perseverancia en la oración, subrayó el Arzobispo mexicano, conseguiremos ser fieles a Dios".